Archivo de la etiqueta: #QuerellaArgentina

#13Rosas Carlos Slepoy: “El mejor homenaje es terminar con la impunidad del franquismo”

Madrid 5 de agosto, 2015

#13Rosas Carlos Slepoy:  “El mejor homenaje es terminar con la impunidad del franquismo” Carlos Slepoy

 

Texto : Iñaki Alonso - LQSomos 
Vídeo : Grabación y edición: PacopepeGN CAUM (Club de Amigos de la UNESCO de Madrid)

 

Carlos Slepoy, abogado de la “Querella Argentina”, que hace una intervención llena de esperanza, y frente a la palabra “víctimas” ensalza la palabra “JUSTICIA”, y llama a seguir denunciando los crímenes del franquismo, porque la Justicia llegará… “El mejor homenaje es terminar con la impunidad del franquismo”

Memoria, Verdad, Justicia y Reparación Homenaje #13Rosas

13 ROSAS, 76 ANIVERSARIO 5 de agosto de 2015
Intervenciones:
Carlos Slepoy, abogado que interpuso una querella contra los crímenes del franquismo.
Javier Moreno, presidente de la Asociación Foro por la Memoria.
Álvaro Aquilera, secretario general del Partido Comunista de Madrid, PCM
Unión de Juventudes Comunistas de España (UJCE)

CARLOS SLEPOY – Abogado Querella Argentina- Derechos Humanos – Justicia Universal

11 de julio 2015, Madrid

CARLOS SLEPOY

Carlos

Abogado Querella Argentina-  Derechos Humanos – Justicia Universal

Carlos Slepoy abogado de la Querella Argentina, ejerce la abogacía en favor de los Derechos Humanos y del ideal de Jurisdicción universal, para lograr instituciones internacionales que permitan a los ciudadanos luchar contra los abusos y violaciones de derechos fundamentales perpetrados por dictaduras, en cualquier parte del mundo.

 

Crónica : Memoria Democrática y cultura de los DDHH – Foro por el Cambio

11 de Julio de 2015 en Vallecas, Madrid

Memoria Democrática y cultura de los DDHH – Foro por el Cambio

Centro Cultural Lope Vega (Vallekas – Madrid )

Más de 4 horas de charla, debate movimientos sociales,  sociedad civil y expertos en diferentes ámbitos

Más de 30 mesas sectoriales y temáticas en diferentes puntos de Vallecas.

 

«¿España sigue siendo diferente? Construyendo cultura de los derechos humanos para superar un pasado traumático».

Contenidos:

Movimiento de memoria y cultura de los derechos humanos
Investigación y políticas de la verdad
Memoria democrática y políticas de memoria para la no repetición
Justicia ante el sufrimiento prolongado y políticas de reparación.

Presentación :
Ariel Jerez (coordinador de la mesa y responsable de MDCDDHH de Podemos)

Foro por el cambio

Intervenciones Mesa IMemoria Democrática y cultura de los DDHH en el Foro por el Cambio

Emilio Silva (Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica, ARMH)
Manuela Bergerot (La Comuna)
Arturo Peinado (Federación Estatal de Foros por la Memoria)
Cecilio Gordillo (CGT Andalucía, proyecto Todos los Nombres)

Vídeo :

 

Intervenciones Mesa II – Memoria Democrática y cultura de los DDHH en el Foro por el Cambio

Foro por el cambio

José Antonio Martín Pallín (jurista)
Francisco Ferrándiz (antropólogo del CSIC)

Carlos Slepoy (jurista de la querella argentina)
Mirta Núñez (Cátedra «Memoria Histórica del siglo XX», UCM)
Soledad Luque (Todos los Niños Robados son Nuestros Niños)
Ana Mesutti (jurista de la querella argentina)
J.M. Mateos (Mano) (Fundación Andreu Nin)
Lázaro Sola (Asociación Víctimas del Estado)
Manuel Blanco Chivite (La Comuna)

Ana Domínguez Rama (miembro del CCE y corresponsable MDCDDHH de Podemos)

 

Vídeo :

 

Debate con el público – Memoria Democrática y cultura de los DDHH en el Foro por el Cambio

Foro por el cambio

Vídeo :

 

Acto cierre – Foro por el Cambio – Fuera de Foco

Foro por el Cambio

Vídeo :

 

 

 

 

Los archivos españoles en la querella argentina contra el franquismo – Manuela Bergerot

Manuela Bergerot Documentalista. Experta en Comunicación sobre la Memoria Histórica y Derechos Humanos.

Los archivos españoles en la querella argentina contra el franquismo

 

Los archivos españoles en la querella argentina contra el franquismo

La Querella Argentina contra los crímenes del franquismo es mucho más que un proceso de justicia, tiene un valor muy importante en la recuperación del relato histórico y en la recuperación de una memoria colectiva, hasta ahora relegada por la Transición y la Ley de Memoria Histórica al ámbito privado y al pasado. Como prueba el verdadero nombre de esta Ley: “por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil y la dictadura”. Obtener reparación y justicia por la dictadura no es una cuestión individual ni prescrita, es clave para resignificar la Historia oficial, que no sólo ha silenciado cada verdad, sino que ha banalizado el franquismo, se ha apropiado del lenguaje y ha determinado la categoría válida de víctima, excluyendo a los sobrevivientes de la dictadura como interlocutores con la administración o poderes públicos. Y desde luego que no es una cuestión anclada al pasado, porque una democracia plena hoy en día es incompatible con la cultura de la impunidad que hemos heredado.

Los archivos españoles pueden tener un papel clave en la recuperación de esa historia colectiva y ser además garantes del derecho a la justicia y reparación de las víctimas de crímenes de lesa humanidad, pero para eso es necesario que las políticas en materia de Derechos Humanos sean transversales a todas las políticas públicas, incluidas las archivísticas. La puesta en práctica de las políticas de acceso y desclasificación de archivos con fondos relativos al estudio de nuestro pasado más reciente está sujeta a la arbitrariedad, a una falta de voluntad de garantizar el derecho a la información y a la custodia cómo máxima archivística.

Uno de los ejemplos más recientes sobre la función de los archivos como garantes de justicia es el del National Security Archive de EE.UU., que utiliza la Ley de Libertad de Información para investigar y publicar documentos desclasificados por el Gobierno de los Estados Unidos relacionados con la política exterior de dicho país. El NSA aportó pruebas esenciales en el juicio por genocidio al ex dictador guatemalteco Efraín Ríos Montt (cuyo régimen contó con el apoyo de Estados Unidos) y en el que además una de sus archiveras, Kate Doyle, tuvo un papel crucial en dicho proceso judicial como perito, declarando ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

El Centro Documental de la Memoria Histórica podría ser un referente en nuestro país en la labor del Gobierno en fomentar la función social y democrática de los archivos y la promoción de la memoria histórica. Y ahora, en el momento clave que se encuentra la Querella Argentina contra los crímenes del franquismo, el CDMH podría ser además garante del derecho a la justicia. Quedaría no sólo ligado al concepto más extendido de archivo-memoria sino de archivo-justicia. Pero tanto su dependencia administrativa, que dificulta la continuidad de los planes operativos en detrimento de la Memoria Histórica, como indican los constantes cambios en la estructura orgánica de los departamentos ministeriales cuando se produce un cambio de gobierno (en 2012 el Gobierno del PP reorganizó el antiguo Ministerio de Cultura -ahora agrupado con Educación y Deporte- con la supresión de la dirección general del Libro, Archivos y Bibliotecas y su absorción en dos direcciones generales que ya existían), como su misión, hace que la función como garante en procesos de justicia y reparación no cumpla las necesidades de la ciudadanía.

Pero la Querella Argentina puede incidir también en las políticas archivísticas, o por lo menos, en la voluntad de archiveros y documentalistas para ser parte indispensable de este proceso. Del 18 al 30 de mayo de 2014 una comisión judicial vino desde Argentina a España en el marco de dicho proceso (el único abierto en el mundo).
La comisión judicial estaba formada por la jueza Maria Servini de Cubría, quien instruye la causa, y el fiscal Ramiro González con sus secretarios judiciales, del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nº1 de laRepúblicaArgentina.

El objetivo principal del viaje era tomar declaraciones a querellantes que por motivo de edad y o condición física no pueden desplazarse a un Consulado argentino a prestar declaración. Dentro de la agenda de la comisión judicial se realizó una visita al Archivo Histórico Nacional con el fin de conocer fuentes documentales para el estudio de la Guerra Civil y la dictadura y establecer un protocolo de peticiones de documentación que permita la investigación y la fundamentación de querellas.

La directora del AHN, Carmen Sierra y la Jefa de Referencias, Esperanza Adrados, nos recibieron junto con la comisión judicial, a los abogados de la Querella Ana Messuti, Maximo Cástex, Carlos Slepoy, Jacinto Lara (APDHE) y quien escribe como documentalista (auto)especializada en memoria histórica.

Carmen Sierra y Esperanza Adrados explicaron el tipo de fondo que conserva el AHN relevante para la Querella, las políticas de acceso a la documentación, ejemplos de expedientes y una demostración de búsqueda de documentación relativa a personas en la base de datos de uso interno del archivo.

Tras algunas peticiones por parte de la Jueza y el Fiscal de búsquedas sobre querellantes, quedó patente que el fondo del AHN era insuficiente para las necesidades informativas de la Querella, con el desconcierto de quien tiene como referente en materia de archivos y memoria, el Archivo Nacional de la Memoria argentino. Hay que recordar que el ANM depende del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, esta dependencia funcional determina la misión y los objetivos del archivo, destacando para la materia que nos ocupa uno de sus tres objetivos: “articular los objetivos de Memoria, Verdad y Justicia mediante la generación de acciones conjuntas entre las diferentes jurisdicciones a nivel nacional, entre los países del MERCOSUR y en el plano internacional”.

En nombre de la Coordinadora de Apoyo a la Querella Argentina, entregué un dossier al Fiscal y a la Jueza sobre las fuentes documentales para el estudio de la Guerra Civil y la dictadura. Dicho dossier permite conocer los tipos de archivos que hay y qué fondo contienen relevantes en el marco de la querella.

En octubre de 2014, la Fiscalía emitió un dictamen de más de trescientos folios, en los que interesaba no sólo la imputación de la mayor parte de las personas que finalmente fueron imputadas por el Auto resolutivo del Juzgado de fecha 30 de octubre de 2014, sino que además interesaba que se practicaran una serie de medidas probatorias entre las que destaco las relativas a la figura de los archivos como garantes en procesos de justicia:

• Se remita copia autenticada de toda la documentación, tanto de los archivos oficiales como los reservados, existentes respecto de la detención, tortura y fusilamiento del ex Presidente Lluís Companys i Jover.

• Se requiera a las autoridades del Archivo Histórico Provincial de Málaga que remitan en soporte digital toda la información relativa a los represaliados mencionados en la causa durante el período de tiempo fijado como objeto de investigación.

• Se requiera a las autoridades del Archivo Histórico Nacional y al Centro Documental de la Memoria Histórica que remitan en soporte digital toda la información que obren en sus registros respecto de las víctimas mencionadas en autos y sus legajos -que obren en soporte informático.

• Se requiera a los Arzobispados la remisión de la documentación que obre en sus registros relativa a la colaboración de la Iglesia Católica y el Estado español entre el 17 de julio de 1936 y el 15 de junio de 1977

El Ministerio Público argentino confirma con su dictamen la necesidad de cooperación de los Archivos españoles para garantizar el derecho a la justicia y la reparación de las víctimas y familiares de la dictadura. Nos encontramos en un momento político y social histórico, en el que 2015 puede ser un año clave, no es extraño que la Querella Argentina esté en un momento muy importante donde las organizaciones políticas, sociales y sindicales se posicionan públicamente ante ésta, hay una necesidad colectiva de recuperar la dignidad y la voz propia. Y los archivos pueden ser claves en conseguir ambas.

Noticia Público Los archivos españoles en la querella argentina contra el franquismo

 

Han tenido que pasar 38 años – Vitoria-Gasteiz 3 de Marzo 1976 – 5 obreros muertos

dosdias

“Llevamos 38 años de lucha y por fin vemos logros importantes”

Andoni-Txasko1-697039_200x200

Andoni Txasko

Texto : Coordinadora estatal de apoyo a la Querella Argentina contra crímenes del franquismo (Plataforma Vasca)

Gasteiz – Han tenido que pasar 38 años para que los responsables de los cinco asesinatos que asolaron Gasteiz aquel fatídico 3 de marzo empiecen a sentir el peso de la justicia sobre sus hombros. Aunque ha llegado tarde, casi cuatro décadas después, y desde lejos, gracias a la querella argentina impulsada por la juez María Servini, la orden de detención contra el ex ministro Martín Villa, al que en el auto se acusa de ser el “responsable de la represión” del 3 de marzo, ha supuesto toda una “recompensa” para la asociación gasteiztarra.

“Por fin… justicia”, reivindicaban ayer por la mañana en una nota tras conocer la noticia del requerimiento de busca y captura internacional y extradición del citado Martín Villa, ministro de Relaciones Sindicales. A él se unen también en la orden de detención el que fuera ministro de Presidencia, Alfonso Osorio, y Jesús Quintana, capitán de la Policía y hombre a cargo de los agentes que arrasaron brutalmente contra los trabajadores que habían acudido a la asamblea en la iglesia de San Francisco.

Los tres forman parte del total de veinte personas -exministros, jueces y policías- incluidas en el auto por crímenes franquistas. Así, tras años de lucha y reivindicación de la memoria, no es de extrañar que la Asociación de Víctimas del 3 de marzo sienta que su trabajo durante décadas “merece la pena”. Todo en busca de justicia por la memoria de Pedro Mari Martínez Ocio, Francisco Aznar Clemente, Romualdo Barroso Chaparro, José Luis Castillo García y Bienvenido Perea. “Estamos logrando acabar con la impunidad que impera en el Estado español y, aunque sea fuera, este afán que tenemos y esa exigencia de justicia la vamos consiguiendo. Sabemos que va a ser muy difícil que el Gobierno acceda a la demanda de la jueza, pero nos parece en todo caso positivo”, señalaba ayer a este periódico el portavoz de la asociación, Andoni Txasko.

Escepticismo “Llevamos más de 38 años luchando y en muchos momentos los logros de la lucha no se veían, pero últimamente estamos consiguiendo logros muy importantes. Estamos consiguiendo que el relato se ajuste a lo que pasó, y en lo que no conseguíamos avanzar, que era en el tema de la justicia, en el Estado sigue estancado, pero esto que viene desde Argentina nos parece muy importante”, apunta Txasko.

Con todo, como bien subraya el portavoz del colectivo de reivindicación de la memoria en Gasteiz, las posibilidades de que la justicia española y el Gobierno de Mariano Rajoy opten por extraditar a Martín Villa y el resto de culpables de los crímenes del 3 de marzo son muy escasas, por no decir inexistentes. “Somos escépticos porque hay precedentes anteriores, como los casos de Billy el niño y Muñecas, que ante la orden extradición la justicia española lo único que hizo fue llamarles a declarar a la Audiencia Nacional y dictaminar que no eran crímenes de genocidio ni lesa humanidad, que eran casos aislados y prescritos”, recuerda Txasco. En este sentido, el auto de la juez Servini establece que “los hechos de los que Martín Villa es responsable” podrían tener penas “de reclusión y prisión perpetua sin perjuicio de la aplicación de penas más benignas en el momento de la comisión de los hechos”.

“Este auto va a dar pie a que si el Gobierno español no accede a esta demanda de extradición a nivel internacional la presión va a ser mucho más grande, y va a quedar marcado una vez más el carácter antidemocrático y de amparo a la impunidad que se da en el reino de España y que se está supliendo con las decisiones de la juez argentina”, sostiene Txasko antes de recordar que “desde que se abrió la causa en base al principio de justicia universal esto ha ido adelante”. “Aunque algunos no creían en ello, la evolución de la querella nos va diciendo lo contrario”, inciden desde la Asociación de Víctimas del 3 de marzo.

A partir de ahora, la pelota está sobre todo en el tejado del Gobierno del PP, si bien, como señalaba antes Txasko, lo normal será que se niegue la extradición a Argentina de los encausados para ser juzgados al otro lado del charco por su responsabilidad en los sucedido en 1976 en Vitoria. “De cualquier forma, estas personas no van poder salir de España porque van a estar en busca y captura ante la Interpol, por lo menos nos queda ese consuelo y la denuncia a nivel internacional, además de la imagen que va a trasladar al mundo el Estado español por la impunidad que sigue amparando”, concluye Txasko, que no cree que, de ser juzgados por la justicia española, existan “garantías” para que Martín Villa, Alfonso Osorio y Jesús Quintana no queden impunes como hasta ahora. Pese a ello, piden al Gobierno que detenga a Martín Villa y lo pongan a disposición judicial. Lo que hace años parecía imposible, se ha tornado realidad gracias a la labor de la justicia argentina.

 

Concentración para exigir el cumplimiento de las recomendaciones de la ONU

6 de noviembre 2014, Madrid

Texto : Coordinadora estatal de apoyo a la Querella Argentina contra crímenes del franquismo

Han pasado ya más de 90 días desde la presentación oficial del Informe y no nos consta avance alguno por parte del gobierno.

Por este flagrante incumplimiento de las recomendaciones de la ONU,  concentración delate del Mº de Exteriores y Cooperación, para recodarles que deben cumplir sus compromisos con la ONU y con los Tratados internacionales que el Estado español ha suscrito.

Escrito al Ministerio :  Ceaqua

Que el Grupo de Trabajo sobre las Desapariciones Forzadas o Involuntarias del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas visitó el Estado español del 23 al 30 de septiembre de 2013, con el objeto de examinar las principales iniciativas y políticas emprendidas por el Estado español sobre cuestiones relativas a las desapariciones forzadas o involuntarias de personas, y analizar en particular los aspectos concernientes a la justicia, la verdad, la reparación y la memoria de las víctimas de desapariciones forzadas, todo ello a la luz de la Declaración sobre la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas, la cual refleja, codifica y consolida el derecho consuetudinario internacional, jurídicamente vinculante para todos los Estados, incluido el español.

Que como consecuencia de dicha visita el citado Grupo de Trabajo elaboró un informe que distribuyó e hizo público con fecha 2 de julio de 2014 y posteriormente fue ratificado y aprobado en el 27º período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Que en el referido informe, del cual el Departamento Ministerial al que nos dirigimos tiene sobrado conocimiento, se constataron graves déficits que presentaba el Estado español en relación con esta cuestión y, en concreto, en relación con el marco legal, verdad y memoria, derecho a la justicia, concienciación pública, educación en derechos humanos y otras medidas de carácter preventivo, Instituciones de derechos humanos y en el Plan nacional de acción de derechos humanos.

Por ello el Grupo de Trabajo incluyó en el informe precitado un total de 42 recomendaciones e invitaba al Gobierno de España a que, en un plazo de 90 días a partir de la fecha de presentación del mismo, articulara un cronograma en el que indicaran las medidas que se llevarían a cabo para implementar dichas recomendaciones.

Que transcurrido el plazo concedido a tal efecto por el Grupo de Trabajo al Gobierno Español, éste ha hecho caso omiso de todas y cada una de las recomendaciones contenidas en el informe, no habiendo presentado cronograma alguno y no habiendo implementado ninguna de las medidas objeto de recomendación.

Una vez más, las víctimas del franquismo constatan de esta forma el desprecio total y absoluto por parte del Estado español de los derechos que les asisten y que reiteradamente le han sido reconocidos en el marco del Consejo de Derecho Humanos de Naciones Unidas. El incumplimiento por parte del Estado español de las obligaciones internaciones contraídas en esta materia resulta impropio de un Estado de Derecho.

Por todo ello REQUERIMOS AL GOBIERNO ESPAÑOL, por medio del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación para que, de inmediato, proceda a implementar todas y cada una de las medidas contenidas en el informe del Grupo de Trabajo, instando a las diferentes instituciones estatales competentes para ello la aplicación y ejecución de las recomendaciones citadas.

En Madrid, a 6 de noviembre de 2014.

Fdo.: Ana Messuti                                                                Fdo.: Carlos Slepoy Prada

Como sabéis, entretanto la justicia argentina ha lanzado una resolución con 20 imputados más.

La Jueza Servini solicita a la Interpol el arresto preventivo de Martín Villa, Utrera Molina y otros 18 imputados con fines de extradición, a efectos de recibirles declaración indagatoria.

utrera_villa

Ex ministro de Gobernación Rodolfo Martín Villa

Ex ministro de la vivienda y Secretario General del Movimiento José Utrera Molina y otros 18 imputados con fines de extradición, a efectos de recibirles declaración indagatoria.

Texto : La Comuna Presxs del Franquismo

Vídeo #QuerellaArgentina Derechos Humanos – Verdad, Justicia y Reparación 

Vídeo – Los últimos fusilamientos del franquismo

21 de octubre 2014 (Madrid)

Vídeo – Los últimos fusilamientos del franquismo

Breves apuntes del contexto dictatorial en los últimos meses del franquismo, algunos recuerdos personales a través de Manolo Blanco Chivite y Pablo Mayoral referidos a los fusilamientos y la figura de su compañero Humberto Baena, que centra el documental “Septiembre del 75″ y en el que Alberto San Juan pone voz a las cartas que Baena escribió durante sus últimos días y donde escribió: “Que mi muerte sea la última que dicte un tribunal militar”.

Elena Ortega (Madre de Alfon) nos acompaña para reflexionar sobre la permanencia de la represión desde la dictadura hasta hoy.

La Comuna Presxs del Franquismo.

Contra la represión de ayer y de hoy.

 

39 años después  de aquel 27 de septiembre de 1975, y un día después de que Pablo Mayoral dijera que ya era hora de que hablen los responsables de aquellos asesinatos, el Fiscal de la Querella solicita órdenes de detención internacional a efectos de que presten declaración a Antonio Carro Martínez y José María Sánchez Ventura-Pascual por firmar aquellas sentencias de muerte.

Trascendental pedido del Fiscal en la causa judicial argentina contra los crímenes del franquismo

Texto : La Comuna Presxs del Franquismo

Fiscal-Ramiro-González-39880_200x200

 

 

 

 

El fiscal Ramiro González ha presentado a la jueza Mª Servini de Cubría un voluminoso dictamen en el que solicita que ésta adopte una importante serie de medidas que implican un nuevo y sustancial avance en la causa judicial.

Texto y Fotos : Trascendental pedido del Fiscal en la causa judicial argentina contra los crímenes del franquismo

Órdenes de detención internacional,  en el marco de solicitud de extradición y  a efectos de que presten declaración indagatoria, los siguientes responsables del franquismo cuya imputación fue solicitado por los querellantes en escrito de marzo de 2014 en base a múltiples testimonios y documentos obrantes en la causa:

¿Quiénes son los 15 exfuncionarios de la dictadura que el Fiscal ha pedido citar a declaración?

Texto completo : La Comuna Presxs del Franquismo

Los 15 exfuncionarios que el Fiscal ha pedido declaración indagatoria por existir “estado de sospecha” son:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ana Messuti: “No dar respuestas a las víctimas del franquismo, una forma de amparar los crímenes”

Ana Messuti: “No dar respuestas a las víctimas del franquismo, una forma de amparar los crímenes”

Texto : Coordinadora estatal de apoyo a la Querella Argentina contra crímenes del franquismo – CEAQUA

Querella Argentina
Querella Argentina

“La impunidad hay que verla no sólo enfocando lo que le sucede al autor del crimen, sino a la víctima… Impunidad es el haberle podido hacer lo que se le hizo sin que hubiese ningún tipo de reacción ante ello; impunidad es mucho más que no castigar al culpable, es no dar respuesta a las víctimas… aunque no esté ya vivo ningún criminal, hablamos igualmente de hacer justicia, porque hacer justicia es mucho más que aplicar una pena”. Habla Ana Messuti.

Lleva el peso (nos aclara ella que junto al equipo de abogados que integra) de más de 300 querellas contra los crímenes del fascismo y ante la inmensidad del horror que vuelcan en su cuerpo y en su mente todas las víctimas, y los hijos y nietos y biznietos de estas víctimas y de los resistentes, y los mismos resistentes aún vivos, no puede ya llorar; solo seguir y seguir hasta acabar con la impunidad que nos define perfectamente; hasta lograr la justicia y la reparación máxima posible, y que se sepa la verdad de este genocidio, crimen de lesa humanidad, imprescriptible. Y lo conseguirá.

Dice que hay muchos imputados pendientes y que la querella argentina ha abierto algo en España que es imparable, porque la memoria es ya activa, está en la calle. Dice que hoy la impunidad, debe verse desde la víctima, con muy amplias miras, para dar respuesta a todas las víctimas, a todos los delitos; y nos habla del deber ineludible de los Estados de perseguir los crímenes de lesa humanidad y el genocidio, que se llaman crímenes internacionales por su gravedad, que es tal que despierta el interés de toda la comunidad internacional en que no queden impunes, no queden sin respuesta. También nos habla de la complicidad que supondría que hoy los jueces no den esa respuesta necesaria, ineludible, a las víctimas del genocidio español.

Combates la impunidad, eres la abogada, ante un tribunal argentino, de las víctimas y resistentes del franquismo, ¿cómo comenzaste tú con todo esto?

Comencé analizando otros temas de derecho penal. Mi tema central era el tiempo, el tiempo de la pena. ¿Por qué cinco años, por qué 10, por qué 20, por qué 40, por qué 1.000 (ese absurdo de 1.000 o de 200, cuando se muere la gente mucho antes…). En 2008, en el momento de los autos de Garzón, y todo ese proceso frustrado, me propusieron en Salamanca el tema de Memoria Histórica y lo acometí; me costaba porque era un tema que yo había eludido prácticamente, el de la impunidad, tal vez porque yo misma me fui de la Argentina, en realidad como exilio preventivo, porque estaban ya desapareciendo compañeros (se refiere al periodo de la dictadura militar); y yo estaba en una situación muy difícil, ya me habían echado de la Universidad, de la Facultad en la que ejercía la docencia antes incluso del golpe militar, con Isabel Perón, y se dio una circunstancia que me permitió irme con mis hijos pequeños. Y claro, al tener tantos compañeros y algunos familiares desaparecidos, el tema me tocaba muy de cerca… En mis escritos me ocupaba sobre todo de las personas que estaban en la cárcel por delitos comunes, intentaba reivindicar el problema de las condenas a largos años de prisión, a largas penas, por delitos que no eran tan graves, y que, sin embargo, arruinarían la vida para siempre al condenado, y claro, al pasar a ese otro tema, en cierto modo, lo sentí como un desafío, me costaba ver cómo podía abordarlo, y yo no veía por dónde, como cuando uno tiene un objeto que no sabe por dónde asirlo. No sabía en qué forma abordar el tema de la Memoria (un tema como éste, que parece que se diluye en miles de otros conceptos), desde el punto de vista jurídico, donde los conceptos tienen que ser tan precisos. Entonces, después de haber estado meses sufriendo el polvo de los archivos de Salamanca y fotocopiando las sentencias del Tribunal para la Represión de la Masonería y el Comunismo (me han dicho que ahora están digitalizadas), analizando todo esto, dije: “no, esto es como el gato que se come la cola, entonces yo no puedo seguir dentro del orden jurídico español, tengo que ir afuera, al derecho internacional, porque es la única forma de ver la posibilidad de juzgar los crímenes internos. Bueno, siempre puedes interpretar la ley, la Constitución; pero lo importante era trasladarse al derecho internacional. Porque eran crímenes de lesa humanidad los que se habían cometido aquí, genocidio; eso era evidente, y ello te llevaba al Derecho Penal Internacional, al derecho penal de los derechos humanos; todo ello lleva a buscar en un sinnúmero de diferentes instrumentos, en la jurisprudencia de varios tribunales internacionales, en la doctrina para ver la necesidad de que esos delitos sean imprescriptibles, inamnistiables.

Dices en tu último libro y en tu tesis doctoral que hay “un deber ineludible, la obligación internacional del Estado de perseguir penalmente los crímenes internacionales”. Cuéntanos qué es la Justicia Universal, a ver si puedo entender yo lo que sostiene el ministro español del ramo, que opina que renunciar a ella no es dar el “sí” a la impunidad.

Lo que es la Justicia Universal, fuera de las definiciones de la doctrina etc., me lo enseñan todos los días los querellantes de los que aprendes tantísimo, porque aprendes una dimensión que no es imaginable: la dimensión del sentimiento de Justicia. Hay algunos autores que hablan de la “conciencia jurídica universal” (que plantea problemas también porque no es un concepto preciso). Cuando tú estás en contacto con la gente que busca justicia te das cuenta de cuánto más amplio es el término y las situaciones que abarca, y tienes que tener esto presente porque para la señora que quiere desenterrar a su padre y darle una digna sepultura la justicia es conseguir eso, no es sólo que vaya una persona a la cárcel… Para la persona a la que robaron el niño, la justicia es recuperar a su hijo y que vaya alguien a la cárcel es algo marginal, pues su objetivo principal es el primero. Hay que tener en cuenta esos diversos sentidos de justicia que tiene cada uno. Y, por supuesto, para el que fue torturado por una persona que está viviendo a 200 metros de su casa y que lo único que ha recibido hasta ahora fueron premios, la justicia será que esa persona vaya a la cárcel.

Qué impunidad

Impunidad, que no quede impune nada.

Claro, es que todo te lleva a otro concepto de lo que es la impunidad, a ir profundizando, a mí por lo menos me lleva a eso; no podría estar trabajando con esto sin profundizar en los conceptos gracias a la experiencia con cada caso. Para mí la impunidad no significa solamente que no hay castigo; impunidad significa que se ha podido hacer daño a las personas de las diversas maneras en que se ha hecho daño y que no suceda nada después. Que no hay ninguna respuesta, ni reacción ni nada a ese daño: ni castigando a la persona que hay que castigar, ni dándole una respuesta a la persona que ha sufrido el daño. Si ha podido alguien proceder impunemente en su momento y la víctima se ha quedado sin ningún tipo de resarcimiento, de reparación, ni nada, ahora, porque ha muerto el verdugo, ¿no nos vamos a ocupar más de su caso? Tenemos que seguir ocupándonos de su caso, porque en ello reside también la imprescriptibilidad de esos crímenes.

Tú hablas entonces de un concepto mucho más amplio, además, por lo que se refiere a la impunidad.

Claro, porque con un concepto restringido dejaríamos sin cobertura legal, jurídica, todos los casos en que no habría imputables. No es impunidad solamente que no vaya a la cárcel una persona, porque si no tenemos a nadie que vaya a la cárcel (porque ha muerto) de cualquier forma tenemos que ocuparnos de la víctima, darle una respuesta, intentar la exhumación…, algún tipo de reparación; lo que cada uno nos pida.

Pero es justo lo que aquí no se quiere entender.

Además, hay una cosa interesante: un progreso del derecho penal fue la prescripción de la acción penal o del delito: es una garantía para el delincuente. El principio de legalidad en sentido estricto también es una garantía para el delincuente; para nosotros, así entendido, es un obstáculo. Todas las cosas que pedimos en el ámbito del derecho penal internacional, de la justicia universal, parece que van contra los progresos del derecho penal, que van contra los progresos logrados.

Pero dándole la vuelta al argumento, y en este caso de crímenes de lesa humanidad, no se puede argumentar tal cosa, porque sería amparar a los verdugos.

Claro, parecería que tú estuvieras protegiéndolos. Con un principio de legalidad estricto, como el aplicado aquí, los estarías protegiendo. El argumento que nos daban en la Audiencia Nacional para denegar las extradiciones era que se trataba de casos de tortura aislados, que ya han prescrito. Las torturas no eran aisladas, dado que se practicaban de manera sistemática, y que junto a los demás delitos eran delitos instrumentales para cometer crímenes de lesa humanidad o genocidio (en la querella figuran los dos términos).

Entonces que no hay más remedio que actuar como se hace.

No hay más remedio que hacerlo así porque si no lo que permanece es la impunidad. Hay una figura del derecho romano que me interesa mucho: el homo sacer, que era una personaa la que se podía matar impunemente porque estaba fuera de la jurisdicción humana y fuera de la jurisdicción divina, a la que no se le podía aplicar ni una norma ni otra; cualquiera por la calle la mataba y no pasaba nada. Pareciera que haya sido así durante toda la dictadura: los rojos podían ser asesinados impunemente, eran los homo sacer del derecho español.

Incluso ahora lo que ocurre vuelve a victimizar, a hacer víctimas, a los descendientes de esas víctimas porque no tienen peso en la sociedad, porque son objeto de burla y ninguneo, porque no se respetan sus derechos, hay como un señalamiento y castigo.

Justamente un progreso del derecho penal es que no se transmite la culpa a los herederos, a los descendientes; en cambio, la victimización sí se transmite porque reconocemos la facultad que tiene un nieto o incluso un biznieto (hemos logrado que la jurisprudencia argentina admitiera esa posibilidad), se presenten a denunciar o a querellar, por crímenes cometidos contra sus ascendientes; o sea que la victimización sí se transmite, la calidad de víctima se transmite. Este es un concepto clave de la Memoria Histórica.

El castigo sigue…

Sí, el castigo también se ha transmitido.

Incluso creo que es eso la persecución a jueces, abogados, a quienes pretenden entrar a juzgar la corrupción, por ejemplo (hija de la impunidad franquista, heredera de eso, que viene de ese poso histórico), indica que de alguna manera siguen las advertencias a quien quiera romper con la impunidad, que sigue el crimen, y que continúa por los herederos (no nominales, aunque también, en casos, sino herederos del franquismo en su sentido amplio). Es que esto me parece que daría lugar a nuevas querellas. Y bueno, que está claro que continúa el delito por las desapariciones, etc

Continúa el delito

Continúa, exacto. Continúa el delito pues continúa la desaparición forzada; continúa el delito de desaparición forzada y de denegación de justicia permanentemente.

Bueno, es todo muy interesante y clarificador. Aparte de lo que nos comentes sobre la querella argentina que llevas adelante contra los crímenes del franquismo, ¿qué posibilidades ves de que triunfe la justicia, aquí en España?

Lo más natural, lo ideal es que la justicia se realice aquí, eso por supuesto. Y en cuanto a la querella, es un proceso penal en uno de los juzgados federales argentinos, que es la misma justicia que está juzgando a los criminales en la Argentina, a los genocidas, y es muy importante eso porque lo que están haciendo los jueces cuando juzgan a los genocidas argentinos es aplicar también el principio de jurisdicción universal, porque para mí la jurisdicción universal se define no porque los componentes tengan un autor, una víctima o un territorio extranjeros, sino por la gravedad del crimen: el crimen es tan grave que la comunidad internacional no puede permanecer indiferente; tiene la obligación de juzgar.

O sea, Argentina está cumpliendo una obligación.

Exacto. Cuando me dicen que está devolviendo un favor, yo digo: “no; está cumpliendo una obligación”. Tiene todo su sistema jurídico preparado como para juzgar esos crímenes; está juzgando crímenes similares, entonces, ¿por qué se va a negar esa justicia a alguien que la reclama?, ¿porque viene de otro país, porque se cometió en otro lugar? No, porque el crimen nos repugna a todos, es un crimen cuyo castigo tiene carácter imperativo de derecho internacional (iuscogens) y para nosotros ha sido muy importante el viaje de la Jueza (se refiere a Servini que recientemente viajó a España para tomar declaración a las víctimas) porque lo importante de este viaje fue descubrir que hay en España ciertos jueces que están dispuestos a colaborar. He presenciado en Guernica las declaraciones de dos víctimas, dos hermanos (uno de los curas expresos de la cárcel de Zamora y su hermana, que había sido torturada). Y la jueza de Guernica, a la que se le había librado el exhorto, tomó ella misma la declaración y era la primera vez que lo hacía sobre los crímenes del franquismo. Y más notable aún es lo que está sucediendo en Mallorca, porque en Guernica y Sevilla se tomó declaración con la jueza argentina y  con los secretarios de la jueza y los abogados de la querella (un colega de Buenos Aires y yo) presentes. Pero en Mallorca, los exhortos (es decir, comisiones rogatorias) llegaron una vez que la jueza Servini ya estaba en Argentina, o sea, que los jueces podían haberse desentendido y, sin embargo, dos jueces citaron a declarar a los descendientes de víctimas mencionados en el exhorto. De modo que ellos solos asumen esto, aunque siempre en el marco de la causa argentina. ¡Es un progreso! Y lo de la Audiencia Nacional también, porque el juez Andreu tomó declaración a dos personas cuando estaba la jueza Servini. O sea que a ese compromiso de ella, que significó venir, respondieron; es interesante.

¿Tú cuántos querellantes, querellas llevas?

Estaremos por las 300.

Algunas de estas personas, resistentes del franquismo me piden que te pregunte cómo puedes con todo el peso de todas esas historias humanas terribles, de verdugos, de víctimas y resistentes, tanto horror en que tienes que sumergirte para defenderlos.

Yo también me lo pregunto a veces, porque, por ejemplo, me he encontrado con una imposibilidad de llorar. Situaciones en que me hubiera gustado llorar para acompañar a la persona que estaba llorando con su  historia, terrible, pero yo por más ganas que tuviera no podía llorar. Es como si tuviera miedo de que si me pongo a llorar no termino nunca. No es que esté insensibilizada pero estoy como anestesiada porque tengo que traducir el horror a un lenguaje absolutamente neutro.

Y distanciarte porque si no, no podrías…

No podría…, tengo que tener cierta distancia. En mí hubo algo que me decía esto porque es imposible digerirlo emotivamente.

Sobre los verdugos

Porque es infinito el dolor, el horror.

Es inabarcable.

Hay muy pocos relatos que hablen de los verdugos, en los libros de historiadores, por ejemplo. ¿Tú has encontrado algo distinto en los verdugos españoles de este genocidio, algo que los caracterice especialmente, o eso es también universal, es decir, tienen los mismos comportamientos?

Lo que te puedo decir, que me asombra, es que hay cosas de una crueldad inaudita. ¿Sabes que hubo personas a las que han quemado vivas? Las formas de crueldad que se han dado en todo el mundo son terribles. No creo que la crueldad de los torturadores se diferencie particularmente, pero lo que sí vi en las querellas españolas es el odio en gente de la población, que los grupos de asesinos, que eran vecinos de los pueblos, tenían que tener un odio…, inhumanizarse de una manera tal…, no ver en el otro al ser humano (como los nazis no veían en los judíos a un ser humano), es decir, esa forma de ver al enemigo político convertido en algo absolutamente masacrable, destruible, como en lo que te he dicho del homo sacer. Esa crueldad, por ejemplo, con los niños, te choca muchísimo. No puedo compararlo con mi país donde el periodo de la dictadura fue mucho más corto y con muchas menos víctimas (ocho años frente a 40), pero no había esa complicidad de la población en la crueldad: niños que habían quedado huérfanos y tenían que ir a pedir limosna a otros pueblos porque en su propio pueblo les pegaban; esa participación de la población en la represión, eso es lo que me golpeó como característica.

¿Cómo ves la necesidad que algunos resistentes plantean de un estatuto de víctimas y resistentes del franquismo y cómo habría de ser?

Yo lo veo muy bien. Hay bastantes cosas hechas, por ejemplo, a nivel europeo hay una directiva de la Unión Europea sobre las víctimas de delitos en general y también en el ámbito de las Naciones Unidas varios instrumentos. Yo creo que sería muy importante hacer un estatuto de las víctimas  españolas pero bastante centrado, concreto, no es por excluir otras víctimas, pero de hecho se ha excluido tantos años a las víctimas del franquismo, durante tantos años han sido postergadas, que se merecen un trato más especializado, que recogiese las distintas formas de victimización. En la Argentina no era tanta la diversidad entre los delitos: torturas, violaciones, robos de niños, desapariciones forzadas. Aquí tenemos una diversidad mucho mayor: desapariciones forzadas, fusilados, víctimas del trabajo esclavo, torturados, exiliados, los enviados a los campos de concentración nazis, víctimas del robo de niños, niños víctimas de malos tratos en los preventorios…, y no se ha agotado con esto la enumeración. Es decir, hay una cantidad de tipos de delitos. Lesa humanidad es todo, pero después tienes que ver cada situación, por respeto a lo que les ha sucedido a las víctimas. Y lo que te decía, que la impunidad, hay que verla no desde el autor del delito, sino desde la víctima, porque si el autor no está ya, tenemos igualmente que hacer justicia. No significa convertirnos en victimólogos sin ver los otros problemas de la punición, etc., pero tenemos que estar atentos a no dejar desprotegidas a las víctimas cuando el tiempo les ha jugado ya tantas malas pasadas. No darles respuesta significaría también impunidad de los jueces, de los que no se ocupan de las víctimas.

Una forma de complicidad.

La figura de la complicidad es una figura precisa del derecho penal; no se puede hablar ligeramente de ella; pero sí se puede hablar de una forma de tolerancia del crimen, de una forma de encubrirlo, al no atender a las exigencias de investigación que supone cualquier crimen.

Hagamos, después de este esfuerzo, un apartado más personal. Has vivido en Roma, Viena, Ginebra y has trabajado en la ONU, cuéntanos.

Mi experiencia en Naciones Unidas inicialmente fue como traductora y luego me fui especializando en la traducción jurídica. Participé en la redacción en español de muchos instrumentos internacionales. Mi experiencia en Viena fue la de una ciudad fría, y en la que se sentía la presencia de los grupos neonazis. Ginebra, en cambio, es una torre de Babel con inmigrantes de Italia, Portugal, España, los funcionarios internacionales, que son muchísimos, más los refugiados de distintos lugares del mundo; había una convivencia que no había en Viena. Y el trabajo te permitía conocer a fondo todos los instrumentos, y luego viajar a los lugares donde se celebraban las conferencias, lugares tan distintos como Nairobi y Estocolmo, Hong Kong y La Habana.

Lo personal

Tu experiencia personal en Argentina, la represión sufrida por tus familiares, lo que has sufrido en carne propia… Ha debido ser duro… Y abordar todo lo que estás abordando, por eso mismo…

Yo me fui muy pronto apenas vino el golpe, no sufrí en carne propia la represión; sufrí al irme, porque no estábamos de paseo, al principio fue durísimo, y sigo sufriendo las consecuencias en el sentido de que no estoy viviendo la vida que hubiera vivido si no hubiera tenido que irme (por ahí mejor, nunca se sabe…).

Pero no es una elección personal.

No, fue un exilio preventivo. Y tengo varios familiares desaparecidos, primos…,  y sobre todo compañeros de trabajo, y eso se vive como algo que queda ahí como una herida que no se cura y como no se cura me resultaba muy difícil abordar esto, era un obstáculo al principio. Se mezclan muchas cosas.

Sí, la humanidad está enlazada, y el pasado, el presente, el futuro. Y es muy importante lo que haces. Bueno es que aquí… Mira, por ejemplo, la Memoria Histórica salvo honrosas excepciones, como es el caso de la Asociación de Descendientes del Exilio, no está en manos de las víctimas y/o resistentes (que es como si la violencia de género la dejamos fuera del ámbito de quienes la sufren). Es que hay muchas heridas abiertas. Porque es que el tormento sigue, como te decía.

Sí, la gente se siente muy vejada todavía.

Y que sigue el odio: determinados gobernantes descendientes de los asesinos, etc. personas que imitan los comportamientos de sus antepasados y se instalan en ese mundo oscuro que crearon ellos, personas que no acaban de despegarse de esa senda.

Como si estuvieran reafirmando esos valores sostenidos por aquellos…

Es como si nunca se pudieran poner bases mejores: como si nunca, por ejemplo, se pudiera hacer más una reforma educativa en condiciones, o avanzar en las mejoras sociales, derechos de las mujeres, etc., porque eso es lo que exterminaron o intentaron exterminar sus ancestros e intenta exterminarse ahora, porque sigue la impunidad, si no fusilando y enterrando en fosas a la gente, sí con la corrupción y el expolio al pueblo…

Pero yo no puedo creer que esto pueda quedar así siempre. Hay querellantes que se van muriendo, pero el hecho de que tengan la posibilidad de presentarse los descendientes sin límite de grado es importantísimo, porque supone que la lucha no se acaba con las generaciones (a veces se me presenta gente muy joven, que quieren representar a sus abuelos). Por otra parte, en torno a la querella argentina se ha desarrollado un movimiento asociativo notable, se han establecido plataformas regionales, y todas ellas se han unido en una Coordinadora estatal de apoyo a la querella argentina (CeAQUA). Las plataformas, a su vez, han hecho participar a las instituciones: tenemos varios parlamentos autonómicos, (el parlamento vasco, el andaluz, etc.), que han emitido mociones de apoyo, así como han hecho cientos de ayuntamientos, y eso también es importantísimo. En la querella hemos descubierto esta memoria colectiva, que es una memoria activa, que ya salió a la calle.

¿Qué te parece que el ministro de Justicia de España se haya cargado la Justicia Universal?

En cierta forma puede decirse que es coherente, porque si se ejerce la jurisdicción universal, y entendemos por tal la jurisdicción que se ocupa de los crímenes más graves, no es coherente que la justicia española se ocupe de esos crímenes cuando se han cometido en otros países y no lo haga cuando se han cometido en el Estado español. Por otro lado, también es muy  importante  que haya habido tantas voces críticas a esta decisión, que haya contestación por parte de algunos jueces, que no se someten pacíficamente a esta reforma.

Pues muchas gracias, Ana, y mucho ánimo. Habrá Justicia.

“La justicia, para ser justa y reparadora, tiene que llegar a tiempo”

Espacio Memoria

 

Web:  Espacio Memoria y DDHH (EX ESMA)

11 11 2013 | TESTIMONIOS

Diego Fernando Botto Alduncín

“La justicia, para ser justa y reparadora, tiene que llegar a tiempo”

Fueron las palabras de Juan Diego Botto, hijo de Diego Fernando Botto, detenido-desaparecido en la ESMA. Además, declaró María Cristina Botta, madre de Juan Diego y compañera de Diego.

El caso de Diego Fernando Botto Alduncín (835)

El testimonio de Juan Diego Botto Rota (videoconferencia desde España)

Tenía 27 años de edad y militaba en la Juventud Peronista. Entre el 20 y el 21 de marzo de 1977 fue privado ilegalmente de su libertad, con violencia, abuso de funciones y sin las formalidades prescriptas por la ley. Fue llevado a la ESMA, donde permaneció en cautiverio bajo condiciones inhumanas de vida y sigue desaparecido.

“Lo que yo sé es que en la noche del 21 de marzo del ´77, aproximadamente a las nueve de la noche, mi padre llama por teléfono a mi madre para decirle que va para allá. Nosotros entonces vivíamos en Adrogué. Yo tenía 1 año y siete meses cuando mi padre desaparece. Mi padre sale de la casa de mi abuela, y esa llamada de teléfono es la última vez que mi madre habla con mi padre y que ve a su hijo. A las 23:30 mi madre llama a su suegra para preguntar por mi padre. Al día siguiente, empieza la búsqueda de mi padre. No va teniendo noticia y en el momento en que lo peor se convierte en probabilidad cercana, viaja a La Plata y presenta un hábeas corpus”, contó el testigo.

“En noviembre del ´78, mi madre se exilia en España con nosotros. Aquí también sigue haciendo cosas”, relató Juan Diego, y agregó: “Sé por el relato de mi madre que desde el 21 de marzo que desaparece mi padre hasta noviembre del ´78 que nos vamos, nos cambiamos 14 veces de casa. El primer recuerdo mío, personal, es el avión que nos trae de Buenos Aires a Madrid. No tengo recuerdos propios de mi padre, mi hermana mayor sí los tiene”. Juan Diego decidió contar los recuerdos de su hermana, María Florencia, quien tenía 3 años de edad: “En los meses posteriores a la desaparición de mi padre, se fijó una rutina de recordar el día en que había pasado lo de mi padre, todo eso me lo contaba, para que supiera que no era una ficción. Mi madre siempre nos contó que mi padre había desaparecido por motivos políticos. Siempre, en la infancia, tuve la sensación de que lo iba a encontrar. Para un niño, entender que una persona desaparece es muy difícil de imaginar.

H.I.J.O.S.

“En el 2003 viajo a Buenos Aires para tener más información sobre mi padre, hablar con gente que lo conoció. Mi padre era un actor que era políticamente activo, militante, y así me lo corroboraron los amigos con los que hablé, su profesor Agustín Alezzo. Entré en contacto con un organismo de derechos humanos que se llama H.I.J.O.S., eso en el 2003. Fue la primera vez que estaba rodeado de gente en la misma situación que yo. “Una característica del exilio es que te descontextualiza”, relató Juan Diego, y agregó que cuando cumplió 28 años de edad e “iba a ser mayor de lo que nunca fue mi padre, fue la primera vez que tomé conciencia de que ´desaparición´ es un eufemismo para englobar secuestro, posible tortura y asesinato. Sabía que mi padre estaba muerto, pero hasta ese entonces no había tomado conciencia de que mi padre había sido probablemente torturado en la ESMA”.

Testimonios  

Juan Diego contó que su madre escribió un libro: “Les diré que te recuerdo”, a modo de biografía de su padre. Además, dijo que “el otro día, hablando con mi madre respecto de la declaración de hoy, me dijo que si esto hubiese llegado hace 30 años, hubiese podido rehacer mi vida con cierta felicidad. La justicia, para ser justa y reparadora, tiene que llegar a tiempo”.

“He esperado mucho este momento. Posiblemente, pase toda mi vida pensando qué les diría a los responsables del secuestro, tortura y asesinato de mi padre, si hubiese un proceso. Su mayor derrota es que en todo el mundo hablar de los represores de la dictadura argentina es hablar de lo más ignominioso. Lo único que tengo ganas de decir es que mi madre está ahí, testificando. Mi hermana está en la sala de al lado, con mi mujer y mi hija. Estoy feliz de que esté mi madre afuera, a mi hija le inculco los valores de mi padre Fernando Botto y mi madre Cristina Rota, con muchísimo orgullo y alegría”, dijo para concluir.

El testimonio de María Cristina Rota Fernández (videoconferencia desde España)

“La noche que no volvió a casa, estábamos en una Quinta de Adrogué. Estábamos solos, con los niños, y a las once de la noche no había vuelto. Me había dicho que venía sobre las nueve. Llamé a su madre, que me dijo que había salido por ahí. A partir de allí, no apareció más”, contó la testigo. “Dadas las circunstancias, lo que nosotros sabíamos que estaba pasando, presenté un hábeas corpus en la Ciudad de La Plata, a la cual me trasladé al día siguiente con mis dos hijos. Me trasladé a Villa Elisa, casa de mi madre. Por eso al hábeas corpus lo puse en La Plata. Fue el primer trámite que hice. El segundo fue avisar a los padres y familia. Luego, donde estaban trabajando amigos, como Federico Luppi, entre otros, para preguntar si  lo habían visto o si tenían noticias de él”, agregó.

El silencio de la Iglesia

“Nadie tenía noticias de él, de manera que empecé a llamar a amigos por teléfono. Toda esa semana me dediqué a llamar a amigos por teléfono. Le pedí a su familia de Buenos Aires, a su madre que presentara un hábeas corpus en Buenos Aires. El segundo trámite que fui desarrollando fue averiguar todo mecanismo oficial y no oficial para encontrarlo. Sabiendo las cosas que estaban pasando, no era ajena, ni distraída, en cuanto a mis obligaciones sociales. Fue a la SIDE, estaba Grasselli en el Arzobispado de las Fuerzas Armadas, estaba por ahí, por Retiro, cerca del edificio Cóndor. Allí empecé a ir todos los viernes, todas las semanas, me tomaban declaración. Me hacían firmar ante un joven. El señor Grasselli negó que en Argentina hubiesen desaparecidos. Primero, fue muy agresivo, dijo que seguramente estaría con otra. Seguí yendo a la semana siguiente y la siguiente, hasta que un día me empezó a tratar mejor. Me citó en una dependencia de la Iglesia, una especie de colegio, me dijo que trabajaba allí. Me dijo que había hecho averiguaciones y que había detectado que estaba en Campo de Mayo, que estaba vivo y bien. A partir de allí, me pidió que no llamara más”, relató María Cristina.

“Después de eso le mandé una carta a Monseñor Tortolo. No recibí respuesta al principio, luego recibí una carta que decía que conservara la alegría y la esperanza”, sostuvo la testigo.

La ESMA  

“Por el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), y gracias a todo este destape de cambio político en Argentina, los antropólogos toman declaraciones a alguna gente, entre ellos a Miguel Lauletta, quien dio testimonio de quien llamaban ´el actor´. (Diego) Era muy conocido por la tele y el teatro”, narró María Cristina, quien también contó que “todavía conservo su corbata, por si salía”.

Desaparecidos 

María Cristina dijo que Diego “siempre estuvo obsesionado con las desapariciones, con que había que devolverle al pueblo sus libertades. Le parecía horroroso lo que estaba pasando y se sentía muy culpable por pertenecer a una clase favorecida. Tomó contacto con gente peronista, con un grupo de actores. Hay tanto, es tan largo todo, que es lo único que creo que sirve como testimonio”.

“La gente desaparecía. Había casi obligación de callarse la boca. Iba desapareciendo gente. En la última serie de televisión, iba desapareciendo gente del elenco”, sostuvo la testigo, y agregó: “A los 15 días de desaparecer, recibí un llamado que me conmovió mucho, me destrozó. Lo llamó un actor muy famoso para trabajar en una obra”.

“Me hubiese gustado enterrar a mi muerto y a muchos otros muertos”, dijo para concluir.

Extradición Torturadores; Acto celebrado en Madrid por la Coordinadora estatal de apoyo a la querella argentina contra los crimenes del franquismo CEAQUA

Diego Fernando Botto Alduncín