Archivo de la categoría: ¿Qué, dónde, cómo y cuándo ?

Una sociedad con memoria, no abandonará la lucha en búsqueda de justicia.

Todos somos –y seguimos siendo- sobrevivientes y herederos de la historia.

PORTADA

Algunos gobiernos amparados en supuestas transiciones democráticas intentan ganar simpatía y credibilidad al cerrar u olvidar casos brutales de represión del pasado.

Ejemplos paradigmáticos son los procesos de olvido en el Estado Español y las leyes de obediencia debida de Argentina.

¿Qué podemos esperar de la justicia, si es la misma sociedad quien parece haber olvidado lo ocurrido?

La apuesta por la memoria y el no olvido por parte de cada uno de los ciudadanos puede llegar a ser más trascendente que esperar eternamente a que sea el propio Estado quien reconozca sus abusos, la sociedad debe exigir y obligar al Estado a reconocerlo, o encontrar en la propia sociedad un tipo de justicia más eficaz y duradera, la justicia social.

La memoria como proceso activo y social, que demanda la recuperación y preservación como elemento constitutivo de identidad.

La memoria como ‘acto social’.

PORTADA

Cada sociedad establece aspectos específicos de su historia.

Cuando existe un Estado represor, su política abarca la manipulación de la historia para establecer las bases que lo justifiquen y para eliminar aquellos sucesos que le resulten contraproducentes a su control e imagen.

LA PAH

La memoria colectiva :

En una sociedad reprimida por el Estado es de especial importancia una reconstrucción activa de la memoria que es continuamente vejada, por el propio Estado y los intereses fácticos, al intentar borrar los actos represivos de la que es objeto, y es tarea de diversos grupos sociales en resistencia realizar dicha reconstrucción.

Se puede ir dando respuesta a un qué, dónde, cómo, cuándo y con quién, que nos ha hecho ser lo que somos y las potencialidades de ser.

Tener en cuenta los crímenes pasados realizados por Estado permite no sólo reconocer aquéllos, sino los que se cometen día con día.

No es que el Estado no tenga memoria, la tiene, una muy particular y bastante ventajosa para él mismo, amparada en un discurso y en una historia a través de la omisión de hechos, del intento de sanear la imagen de algunos personajes e instituciones .

Querella Argentina

Por ello, la restauración de la memoria debe de surgir en colectivo, de la sociedad en conjunto y no sólo de unos cuantos; es necesaria una memoria que nazca en contraposición a la que el Estado ha querido imponer, para esto es preciso rescatar el testimonio de aquéllos que han vivido más de cerca el terrorismo de Estado.

Cárcel de Carabanchel

Como indica Calveiro, son tres los momentos necesarios para este proceso:

1º El testimonio como ruptura del silencio.

2º La memoria como trama de los relatos de resistencia.

  La historia como texto estructurador de una verdad.

Querella Argentina

No se pretende abogar una obsesión del pasado, que implicaría apartarnos de la realidad presente y cotidiana, más bien se busca lograr eso que Ricoeur denomina una “política de la memoria justa”, promover un equilibrio entre el olvido y la memoria.

Querella Argentina

La construcción de un porvenir compartido, que no se aloja exclusivamente en el pasado y por el contrario “se articula vigorosamente con la manera como una sociedad o un grupo se proyecta en el futuro”.

ALICIA8996 (1024x699)

Liberarse-más no enterrar, reprimir u olvidar- de los recuerdos y heridas memoriales, que llevaría a poder coexistir con éstas y no repetirlas.

Puerta del Sol - La plaza más famosa de Madrid
Puerta del Sol – La plaza más famosa de Madrid

Es necesario el ejercicio de memoria colectiva acompañada de la Justicia para reconstruir, reinterpretar nuestra historia, y lograr un cambio, redefinir a nuestra sociedad y a nuestro futuro, incorporando lo esencial de la justicia en nuestro marco social.

En algunos gobiernos democráticos actuales, junto con su estructura legal y política siguen permitiendo el libre flujo de tácticas de represión disfrazadas de seguridad nacional.

LIBREIMG-20140923-WA0007

Foto : Laura Ve

Conceden además a los represores del antiguo régimen algún tipo de inmunidad frente a las acciones judiciales, pudiéndose incluso respetar parte de su poder o incorporarlos al nuevo gobierno.

La  falta de memoria en la sociedad, como un olvido costoso y doloroso  se promueve como una estrategia del Estado tanto  para garantizar la impunidad de los hechos del pasado, como para permitir la  represión presente.

PROTESTAS MADRID

En esta época postmoderna y ‘democrática’, es común la apatía, el sentimiento de ser ajeno a todo lo que acontece a nuestro alrededor.

Fotoperiodismo

Por esa razón es importante : La ley desde el otro

Otorgar al otro la palabra, darle voz a los sin voz.

Los afectados por el Terrorismo de Estado nos dice Rabinovich son al mismo tiempo testigos y jueces invisibles de la injusticia.

Querella Argentina

1º Una sociedad que se construye en la injusticia y en la historia mutilada e irreal.

2º Una sociedad controlable y sometida por el miedo de un pasado oscuro, incierto, pero claro en la represión impune. 

3º Una memoria liberadora del miedo porque enfrenta con la verdad los procesos más desagradables que las instituciones que, se supone se crearon para el servicio de los ciudadanos y por el contrario, operaron para someter y controlar a la sociedad en un contexto de dominación.

Permite que continúen con los abusos, la represión y opresión del sistema bajo el cual nos desenvolvemos hoy en día.

La Impunidad es así la culminación del Terrorismo de Estado, la prueba de su éxito, de su dominación, que trata de arrastrar al olvido los crímenes cometidos contra la población y de cimentar las bases para el sometimiento continuado.

fueron

Una sociedad con memoria, no abandonará la lucha en búsqueda de justicia.

Fragmentos :

LA MEMORIA Y LA JUSTICIA: BINOMIO NECESARIO

 

Anuncios