Archivo de la categoría: 2001: ¡NI OLVIDO NI PERDÓN! H.I.J.O.S. Capital

2001: ¡NI OLVIDO NI PERDÓN! H.I.J.O.S. Capital

2001: ¡NI OLVIDO NI PERDÓN! H.I.J.O.S. Capital

2001: ¡NI OLVIDO NI PERDÓN!

¿Quién no lloró en el 2001? ¿Quién no corrió en el 2001? ¿Quién no salió a las calles en el 2001? ¿Quién no gritó en el 2001? ¿Quién no fue parte de la rebelión popular de todo el país en el 2001?

Fuimos todos. Fuimos todos los que salimos a las calles con la cacerola cansada de estar vacía. Fuimos todos los que ese 19 de diciembre a la noche salimos a las plazas a responder con rabia y dignidad al estado de sitio del gobierno de De la Rúa. Fuimos todos los que llenamos las calles de repudio, hartazgo, y esperanza. Porque fuimos a las plazas a buscar el futuro.

Fuimos a las calles a defender cada pedacito de democracia. Fuimos a las plazas a gritar, cantar, juntarnos, pensar colectivamente el fin de un pasado que no dejaba de pisarnos los talones.

Fuimos a desafiar aún más a la impunidad. Ese 20 de diciembre fue jueves, fue día de ronda de las Madres de Plaza de Mayo. Y fueron nuevamente las botas y las gorras las que las reprimieron. Fue esa Policía la que puso en la calle la decisión de un gobierno nacional de reprimir y masacrar al pueblo.

Mientras el Presidente De la Rúa renunciaba y huía en helicóptero, el pueblo lloraba en las plazas. Otra vez el Estado nos robaba la alegría, otra vez el Estado nos arrancaba derechos, otra vez el Estado nos daba la espalda.

Los 38 asesinados en nuestra Patria, más los cientos de heridos, mostraron cuál seguía siendo la respuesta oficial a la protesta social: la represión, el miedo, la promoción del “no te metás”.

13 años después, y con la memoria popular construida por organizaciones sociales y políticas y por los familiares y sobrevivientes, hay distintas marcas en las calles para señalar que no olvidamos ni perdonamos. Las bicicletas por Pocho en Rosario y las baldosas en la Ciudad de Buenos Aires, hechas por el GAC, Grupo de Arte Callejero, son ejemplos de la decisión del pueblo de hacer de la memoria un verbo.

13 años después, hay un juicio oral y público a algunos de los culpables, por algunas de las víctimas. Faltan muchos responsables en el banquillo y falta que sean juzgados los casos de muchas víctimas. Entre los culpables que no están siendo juzgados, están Fernando De la Rúa y Jorge “El Fino” Palacios, quien luego de haber estado a cargo de la represión en la zona de Plaza de Mayo en el 2001, años después fue designado por Mauricio Macri como director de la Policía Metropolitana. Lo viejo de lo nuevo llegaba para ordenar más represión.

Cada conmemoración de las víctimas las recuerda como militantes, como personas comprometidas con la realidad, quienes eligieron la participación popular en las calles como herramienta política para defender la democracia.

Lejos de acatar el “no te metás” del menemismo y luego de la Alianza, esos hombres y mujeres pusieron la memoria en la calle y dijeron basta de hambre, exclusión y represión. La consigna de las Madres de no dar ni un paso atrás, se hizo bandera nacional en el 2001.

Fuimos todos a las calles, pero muchos y muchas no pudieron volver a sus casas, sus escuelas, sus trabajos, sus asambleas, sus vidas. Eso no puede ni debe quedar impune. Tampoco olvidamos ni perdonamos que la continuidad de ese diciembre del 2001 fue el junio del 2002 con la masacre de Avellaneda y el asesinato de los compañeros Maxi Kosteki y Darío Santillán, crímenes ordenados por Duhalde.

Este diciembre nos encuentra escuchando que las políticas oficiales y populares de derechos humanos se van a terminar si hay un cambio político en las urnas. Ni se atrevan: es la respuesta que hoy nos convoca a seguir luchando y defendiendo cada pedazo de democracia, cada victoria del pueblo. Esta última década de gobierno demostró que las políticas de Estado pueden reflejar las necesidades y sueños de un pueblo. Falta mucho, lo sabemos, pero también avanzamos más que nunca, y eso se defiende.

Por cada compañero y compañera arrancada de la vida en el 2001, gritamos PRESENTE. Por cada culpable de la masacre, exigimos Juicio y Castigo. Por cada familiar de las víctimas, demos siempre un abrazo. Por cada amenaza al futuro, sigamos firmes dando el ejemplo de la lucha y la organización como formas de transformación.

No nos han vencido.

Facebook: H.I.J.O.S. Capital
Twitter: @hijos_capital

H.I.J.O.S. Capital
Hijos e Hijas por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio
20/12/2014

Anuncios